Redes Sociales
Redes Sociales

Derechos

Derechos ARCO

Son los derechos reconocidos por la legislación vigente en materia de protección de datos (Ley Orgánica 15/1999). ARCO es el acrónimo de Acceso, Rectificación, Cancelación y Oposición de los datos personales.

Se tratan de derechos personalísimos, lo que significa que sólo su legítimo titular puede hacer uso de los mismos ante cada uno de los responsables/titulares de los ficheros.

Derecho de Acceso

Es el derecho a consultar los datos personales que sobre uno mismo ha recogido el titular de un fichero.

Para ejercitarlo hay que dirigirse al responsable del mismo, utilizando cualquier medio que permita acreditar la recepción de la solicitud, acompañando copia del D.N.I. e indicando el fichero o ficheros a consultar.

La solicitud debe ser atendida en el plazo de un mes desde que la solicitud se haya recibido. Si pasado este tiempo no ha sido atendida adecuadamente, puede reclamarse ante la Agencia Española de Protección de Datos, adjuntando una copia de la solicitud cursada y, en su caso, de la contestación recibida.

Derecho de Rectificación

Si nuestros datos personales constan de manera erronea en un fichero y quiere subsanarse ese error, podrá dirigirse un escrito de rectificación al responsable del fichero de la entidad de que se trate, utilizando cualquier medio que permita acreditar el envío y la recogida de la solicitud, acompañando copia del D.N.I..

Si en el plazo de 10 días no se ha recibido contestación o ésta es insatisfactoria, podrá reclamarse ante la Agencia Española de Protección de Datos, acompañando la documentación acreditativa de haber solicitado la rectificación de datos ante el titular del fichero.

Derecho de Cancelación

Si queremos que desaparezcan nuestros datos personales de un fichero, podremos dirigirnos por escrito al responsable del fichero, utilizando cualquier medio que permita acreditar el envío, acompañando copia del D.N.I., solicitando la cancelación de nuestros datos

El responsable del fiche deberá atender esta solicitud en el plazo de 10 días, transcurrido dicho plazo podrá reclamar ante la Agencia Española de Protección de Datos, acompañando la documentación acreditativa de haber solicitado la cancelación de datos ante el titular del fichero.

  • Excepciones:

El responsable del fichero podrá mantener los datos personales:

  • Si tenemos un contrato con una entidad; esta deberá conservar los datos mientras continúe la relación contractual.
  • Si nuestros datos están recogidos en un fichero de solvencia patrimonial, no podremos ejercer nuestro derecho de cancelación si dicha deuda es cierta, vencida, exigible o no han transcurrido seis años desde que debió pagarse.

La cancelación dará lugar al bloqueo de los datos, conservándose únicamente a disposición de las Administraciones públicas, Jueces y Tribunales, para la atención de las posibles responsabilidades nacidas del tratamiento, durante el plazo de prescripción de éstas. Cumplido el citado plazo deberá procederse a la supresión.

Derecho de Oposición

Es el derecho, reconocido al titular de los datos personales, a dirigirse al responsable del fichero que contiene sus datos y exigirle la cesación en el uso de los mismos.

El derecho de oposición sólo puede emplearse en casos muy determinados:

  • Cuando se está realizando un uso de datos personales sin consentimiento del titular de los mismos;
  • Cuando los datos personales están siendo empleados con fines publicitarios o comerciales, y
  • Cuando el tratamiento tenga como finalidad adoptar una decisión que se refiere al titular de los datos, y esté tomada bajo una utilización automatizada de los mismos.

Derecho a la intimidad

El derecho a la intimidad tiene por objeto la protección de la esfera más íntima de la persona. Se trata de un ámbito de libertad privada que recoge las acciones, hechos, conversaciones, comunicaciones y datos de una persona tanto en su vida individual como familiar.

Nadie puede desvelar información íntima de otra persona sin su consentimiento. En las redes sociales, la intromisión en la vida íntima de una persona puede darse por la publicación de fotos o vídeos en situaciones de la vida privada de esa persona o mediante comentarios que revelen aspectos íntimos que no desea compartir.

Derecho a la propiedad intelectual

Cuando una persona realiza una fotografía, un vídeo o una obra y la publica en una red social, está creando una obra personal protegida por los derechos de propiedad intelectual; esto significa que nadie puede apropiarse de esa obra ni hacer uso de ella si no existe consentimiento expreso.

Cuando publicamos algo en una red social, normalmente estamos cediendo el uso de esa obra. En las "Condiciones de uso",  cada red social deberá informar al usuario sobre los términos en los que se produce esa cesión y el uso que podría hacerse de la misma.

Cuando compartimos una obra de otra persona, debemos asegurarnos de que esa persona quiere que se compartan sus archivos, y las condiciones bajo las que permite que se comparta. El hecho de que esa persona lo haya publicado en su perfil personal no significa que el resto de usuarios de la red social tenga derecho a continuar con su difusión.

Derecho a la propia imagen

Las personas tienen derecho a captar, reproducir y publicar su propia imagen, de la misma manera que tienen derecho a impedir que otras personas, sin su consentimiento y salvo determinadas circunstancias, capten, publiquen o usen dichas imágenes.

El derecho a la propia imagen no sólo se refiere a las fotografías, sino también al vídeo y a la voz.

No es posible renunciar al derecho a la propia imagen, pero sí es posible cederlo en determinados ámbitos y con unas delimitaciones concretas.

Antes de registrarnos en una red social, debemos leer detenidamente las condiciones de uso y su política de privacidad, donde se nos informará de cuál será el tratamiento que recibirán las fotos y vídeos en los que aparezcamos (por ejemplo, cesiones de imágenes con fines comerciales) y qué acciones podemos adoptar para defendernos.

Igual que nosotros somos titulares de este derecho, también lo son el resto de usuarios. Esto significa que debemos respetar la imagen de las personas que aparecen con nosotros en fotos o vídeos, y pedir su consentimiento antes de compartir  imágenes o hacerlas públicas, especialmente si se hace a través de redes sociales o internet.

Derecho al olvido

El derecho al olvido es el derecho de una persona a exigir a un motor de búsqueda que elimine, de los resultados de ésta, los datos que puedan aparecer sobre uno mismo. Toda vez que esos datos son información que con tiene otra página, no el propio buscador, que indexa dicha información, también podremos pedir la supresión de la misma a la página web que los contiene.

Según la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en el caso Google:

 "[…] en el supuesto en el que se aprecie, […], que la inclusión en la lista de resultados obtenida como consecuencia de una búsqueda efectuada a partir de su nombre, de vínculos a páginas web, publicadas legalmente por terceros y que contienen datos e información verídicos relativos a su persona, es, […], es inadecuada, no es pertinente, o ya no lo es, o es excesiva en relación con los fines del tratamiento en cuestión realizado por el motor de búsqueda, la información y los vínculos de dicha lista de que se trate deben eliminarse."

Sentencia del Tribunal de Justicia (Gran Sala), de 13 de mayo de 2014 (* ), en el asunto C‑131/12

http://curia.europa.eu/juris/document/document.jsf?text=&docid=152065&pageIndex=0&doclang=es&mode=req&dir=&occ=first&part=1&cid=248310

Síguenos en las redes
Comunidad Noclames