Servicios Financieros y Créditos Rápidos
Servicios Financieros y Créditos Rápidos

Preguntas Frecuentes

¿Tienen libertad para establecer intereses y comisiones?

Rige el principio de libertad de precios por lo que la entidad tiene libertad para fijar el interés remuneratorio del préstamo o crédito; son los tribunales los que a través de sus resoluciones han venido definiendo cuándo un interés es abusivo o usurario.

Lo que es un deber para el prestamista, y en eso están de acuerdo la mayoría de los tribunales, es la transparencia en el interés aplicable. Esto se refiere a que no es suficiente con que únicamente se indique cuál es éste –o el TAE-, sino que debe explicarse claramente cómo se aplica, incluso con un ejemplo, para que el consumidor pueda comprender realmente cuánto le va a costar el préstamo solicitado.

No obstante lo anterior, existen algunas limitaciones legales:

-El interés de demora, en caso de un crédito o préstamo para la adquisición de vivienda habitual, con garantía hipotecaria, no podrá ser superior a tres veces el interés legal del dinero.

- La comisión por cancelación anticipada. El prestamista tendrá derecho a una compensación justa y justificada objetivamente por los posibles costes derivados del reembolso anticipado, siempre que el reembolso anticipado se produzca dentro de un período en el cual el tipo deudor sea fijo.

Dicha compensación no podrá ser superior al 1% del importe reembolsado si el período la fecha del reembolso y la terminación del contrato de crédito es superior a un año.

Si el período no supera un año, la compensación no podrá ser superior al 0,5%del importe reembolsado. Estas entidades igualmente tienen libertad para el establecimiento de comisiones; no obstante, estas deben ser informadas de forma previa al contrato, estar recogidas en el contrato y deberse a un servicio efectivamente prestado.

¿Qué puede pasarme si no pago?

Además del devengo de intereses de demora y comisiones por devolución, el impago reiterado (generalmente a partir de la tercera cuota) provocará que la entidad dé por resuelto el contrato (el llamado vencimiento anticipado) reclamando no solo las cuotas impagadas sino la totalidad del capital pendiente.

Si firmó una garantía (hipoteca o aval), la entidad podría hacerla efectiva en caso de impago -en las condiciones fijadas por contrato-, y si con eso no quedara saldada la deuda, podrán reclamar el resto, incluso llegando a embargar la nómina o ingresos del deudor.

¿Qué debo tener en cuenta antes de firmar un contrato?

Una vez analizada la capacidad de devolución del préstamo, debe leerse detenidamente el clausulado, sobre todo los intereses y comisiones aplicables.

Aconsejamos que se solicite a la entidad información sobre cómo se calcula el interés aplicable, incluso mediante un ejemplo, a fin de que pueda conocerse de forma real el coste total del préstamo.

Es importante conocer algunos aspectos como, por ejemplo, los costes y las consecuencias que supondría solicitar una prórroga del contrato, la amortización anticipada, el retraso en el pago de una cuota –o varias– o el impago de éstas.

¿Es abusiva la comisión por reclamación de cantidad?

Esta comisión es debida a los gastos que genera la reclamación de una cuota impagada.

No obstante, la entidad deberá acreditar que el coste de reclamar el pago equivale a la comisión cobrada, de lo contrario sería abusiva y no aplicable, por lo que el prestatario podrá reclamar su devolución.

¿Puedo cancelar el crédito anticipadamente?

. El consumidor podrá liquidar anticipadamente, de forma total o parcial y en cualquier momento, las obligaciones derivadas del contrato de crédito.

No obstante, el prestamista tendrá derecho a una compensación justa y justificada objetivamente por los posibles costes derivados de la cancelación anticipada, siempre que el reembolso anticipado se produzca dentro de un período en el cual el tipo deudor sea fijo.

Dicha compensación:

-no podrá ser superior al 1% del importe reembolsado anticipadamente si el período restante entre la fecha del reembolso y la de la terminación acordada del contrato de crédito es superior a un año.

-Si el período no supera un año, la compensación no podrá ser superior al 0,5% del importe del crédito reembolsado anticipadamente.

Si el prestamista demuestra la existencia de pérdidas producidas como consecuencia del reembolso anticipado del crédito, podrá reclamar excepcionalmente una compensación más elevada que la establecida.

Si la compensación reclamada por el prestamista supera las pérdidas sufridas realmente, el consumidor podrá exigir la reducción correspondiente.

En caso de préstamos o créditos hipotecarios, la comisión por cancelación anticipada, salvo que se pacte una inferior, será la siguiente:

  • i) al 0,5 por ciento del capital amortizado cuando la amortización se produzca dentro de los cinco primeros años
  • ii) al 0,25 por ciento del capital amortizado cuando la amortización se produzca transcurrido 5 años

¿Qué puedo hacer si hay cláusulas abusivas en mi contrato?

Lo primero que debe hacer es contactar con su asociación de consumidores para que le oriente sobre cómo llevar a cabo una reclamación realmente efectiva.

Las cláusulas abusivas son nulas y por ello no pueden aplicarse; no obstante, sólo un juez puede declararlas como tales, por ello es importante hacer una reclamación con una buena fundamentación jurídica a fin de evitar tener que acudir a los tribunales de justicia.

Pueden ceder mis datos a un registro de solvencia patrimonial ¿Qué puedo hacer?

La normativa de protección de datos establece que si la deuda es cierta, vencida, exigible y tiene menos de 6 años, el acreedor podrá ceder los datos de la misma a un registro de solvencia patrimonial.

Este registro, aunque no es de acceso gratuito, sí es público y podrá acceder todo aquel que sea parte, socio o miembro del registro.

Si el acreedor cede sus datos a un fichero de este tipo, deberá indicarlo previamente al afectado y, además, desde el registro deberán informar de que los datos han sido incluidos.

Si la deuda no cumple alguno de los requisitos anteriores, debe reclamarse a la entidad que cedió sus datos o al propio fichero, según los casos. Si la deuda cumple todos los requisitos legales, no podrá hacerse nada hasta que se pague o pasen 6 años desde que debió pagarse.

Estar incluido en este tipo de registros no tiene ninguna consecuencia legal negativa, más allá de que otras entidades puedan conocer su deuda.

He contratado un préstamo rápido por internet, ¿qué documentación deben mandarme?

En primer lugar deberán enviarle un acuse de recibo de la contratación solicitada, por correo electrónico u otro medio de comunicación electrónica equivalente a la dirección que haya señalado, en el plazo de las veinticuatro horas.

En el plazo más breve posible y, como muy tarde, en el momento de la entrega del importe, debe facilitarse una copia del contrato en soporte duradero ­–tiene la consideración de soporte duradero el papel, las memorias USB, los CD-ROM, los DVD, las tarjetas de memoria o los discos duros de ordenador, los correos electrónicos, así como los mensajes SMS.

Si se llevase a cabo alguna tasación o se contratase algún tipo de gestión cuyo gasto corriera a cargo del prestatario, deberá entregarse copia de dichos documentos, además de la factura del servicio prestado. En el caso de la tasación, si no se contratase el préstamo, deberá entregarse el original.

¿Qué puede pasarle a mi avalista?

El aval o fianza consiste en la obligación del avalista de pagar o cumplir la obligación del deudor en caso de que éste no lo haga; el prestamista podrá reclamar al avalista si el deudor principal no paga, o bien podrá reclamarle directamente si la fianza es solidaria. Además, el aval puede ser limitado o ilimitado (según cubra la deuda o la deuda y además sus accesorios, como los gastos judiciales), y onerosa o gratuita, según que el avalado pague o no al fiador por la garantía que otorga.

La forma en que responde el avalista deberá venir reflejada en el contrato y deberá haberse informado previamente, tanto al prestatario como al avalista.

El fiador que pague por el deudor puede reclamar a éste aquello que hubiera pagado en ejecución de la fianza.

Lo habitual es que las fianzas exigidas por las entidades financieras se suscriban con previsión de solidaridad, y con renuncia a los beneficios de orden, división y excusión. Esto significa que el banco acreedor puede reclamar al fiador aun antes que al deudor; que si existen varios fiadores puede reclamar la totalidad de la deuda a cualquier de ellos; y que el avalista no puede oponerse al pago aunque el deudor principal aún tenga bienes.

En definitiva, de forma previa a la firma por parte del avalista debe considerar las graves consecuencias que puede tener sobre su patrimonio el incumplimiento por parte del obligado principal. Más aún cuando el aval es hipotecario, en el sentido de que se aporta un inmueble como garantía adicional del préstamo de que se trate.

¿Tengo que contratar un seguro o cualquier otro producto o servicio?

Legalmente no es obligatorio contratar ningún seguro.

No obstante, es habitual que muchas entidades exijan la contratación de un seguro que cubra determinadas contingencias (desempleo, incapacidad, etc.) para conceder el crédito o préstamo, lo cual no es contrario a la ley siempre que no se trate de una garantía desproporcionada y que suponga un gravamen excesivo para el consumidor.

En todo caso, a la hora de contratar un préstamo o crédito, el seguro no puede venir premarcado por defecto en el contrato; debe informase al consumidor sobre las condiciones contractuales del mismo y debe existir consentimiento expreso del consumidor para su contratación.

Síguenos en las redes
Comunidad Noclames