Energía
Energía

Servicio de Atención al Cliente

Los problemas más habituales de los consumidores con las eléctricas son por cortes en el suministro, un servicio defectuoso o disconformidad con la facturación, problemas con los contadores, o agentes  comerciales que visitan nuestro domicilio  ofertando descuentos que no son tales o cambiando la modalidad de contrato a una más cara.

Para evitar estos problemas, se debe informar y asesorar, en el momento de la contratación, sobre la tarifa y potencia más adecuada y las condiciones del contrato, tanto generales como particulares, a partir de la información facilitada por el consumidor.

Si considera que se le factura de una forma incorrecta póngase en contacto con el Servicio de Atención al Cliente (SAC)  de su empresa y presente una reclamación si lo considera oportuno. Pero en ningún caso  facilite información personal a terceros, no acepte ofertas no especificadas por escrito, ni firme contratos sobre los cuales no conozca y entienda todas sus condiciones.

En la factura se deberá indicar la dirección completa del establecimiento del empresario y el número de teléfono, número de fax y dirección de correo electrónico del mismo con objeto de que el consumidor pueda ponerse en contacto y comunicarse con él de forma rápida y eficaz.

Pese a toda la información, si tras la llamada considera que no se ha información suficiente para resolver el problema, no se ha tramitado la queja o no está conforme con la solución, remita por escrito la misma personándose en el domicilio de la empresa, por email, fax o correo certificado, guardando  siempre una copia y los justificantes de envió y recepción como previo paso a dirigirse a otras instancias u organismos.

Para más información ver la sección Reclamar

Síguenos en las redes
Comunidad Noclames