Alquiler de Vehículos
Alquiler de Vehículos

Información general

Los consumidores, especialmente en vacaciones, suelen alquilar vehículos para sus desplazamientos ya sean cortos o largos.

Es importante destacar que el alquiler del coche entre particulares no está considerada como una relación de consumo, tampoco si el vehículo va a ser utilizado para el ejercicio de una actividad empresarial o profesional. Sólo se podrá considerar que es una relación de consumo cuando sea una operación entre una empresa y un consumidor, siendo éste sea el destinatario final de la operación, sin integrarla en ninguna actividad empresarial o profesional.

Independientemente de la forma de contratación del alquiler que realice el consumidor –online, teléfono, presencialmente– suele recibir muy poca información, y ésta suele ir referida especialmente a los costes accesorios, seguros y posibles penalizaciones.  Ello lleva a la aceptación de cláusulas abusivas y a numerosas reclamaciones por prácticas ilegales por parte de las empresas (daños, limitaciones de sistemas de pago, política del combustible, etc.).

Es de especial relevancia que el consumidor, antes de contratar, verifique todas las condiciones generales y tenga claras las condiciones particulares y el precio final del servicio contratado, así como que esta información aparezca en el contrato (coberturas del seguro, conductores, matrícula del vehículo, fianza, sistema de pago, etc.). Así mismo se aconseja dejar constancia de cualquier desperfecto del vehículo antes de utilizarlo para poder reflejarlo en el contrato.

Síguenos en las redes
Comunidad Noclames